¿Por qué debería contratarte a ti? (Habilidades personales y sociales: I parte)

habilidades_laboralesLa semana pasada os hablé del currículum, pero lo cierto es que fueron los consejos de siempre. Uno de estos consejos es que hay que conseguir que tu CV sea diferente del resto, que “resalte”, siempre en forma positiva, claro. Lo que ocurre es que hacer que destaque tu CV en papel, o su versión PDF, que es básicamente lo mismo, es complicado, dado que las escasas oportunidades de empleo han hecho que muchos tengamos perfiles prácticamente iguales, con las salvedades obvias de “yo sé italiano, tú sabes alemán”.

Tampoco estoy hablando de hacer que tu currículum sea más visible por tener un blog, una página web, presencia en las redes sociales o un documento con un diseño gráfico alucinante (que también es buena idea tener todo esto).

Entonces, ¿dónde podemos hacer valer nuestras diferencias? En nuestras habilidades personales y sociales. Ésas son las que nos definen realmente y nos pueden dar oportunidades o quitárnoslas en un momento decisivo de la entrevista final. Son las que nos dan la respuesta a la pregunta “¿por qué debería contratarte a ti?”, que no es otra cosa que una forma velada de preguntar qué le puedes dar tú y no los demás (entiéndase que no sea una característica habitual) y que además funcione en lo que el jefe del equipo está buscando.

Hoy hablaré un poco sobre las habilidades personales y las competencias personales en el plano laboral, y dejaré el siguiente post para desarrollar las habilidades sociales, ya que con ambas queda un post bastante más largo de lo que me gustaría.

Como decía, tenemos, por un lado, las habilidades personales. Estas son aquellas destrezas adquiridas por una persona para el desempeño de una tarea en particular. Son para un desarrollo personal o profesional propio, en el que nada tiene que ver una relación con terceros, si bien siempre tienen su eco en estas relaciones. Algunas de ellas son:

1. Motivación. Más adelante habrá una entrada dedicada a la motivación, pero nos acojamos a la teoría y autor que nos acojamos, básicamente es la capacidad de sentirnos estimulados por una actividad para iniciarla y proseguir con ella hasta su total consecución.
2. Autoconocimiento. Es una de las habilidades más importantes y más difíciles de conseguir, de hecho, en mi opinión no se llega a conseguir del todo, dado que estamos en un constante proceso de cambio. Pero dedicar tiempo y esfuerzo a conocernos a nosotros mismos nos dará la posibilidad de conocer cuáles son nuestros límites y cuánto más podemos esforzarnos en mejorar, además de darnos mayor seguridad en nosotros mismos. También habrá un post exclusivo para este punto.
3. Adaptabilidad. Con ella podemos amoldarnos o ajustarnos a diferentes puestos, objetivos o finalidades.

4. Orientación a la calidad y a la excelencia. Las personas con esta orientación siempre persiguen la perfección en sus cometidos, pero sin ser puntillosos, ya que esta capacidad llevada al extremo se puede considerar una desventaja para trabajar en equipo.
5. Proactividad o iniciativa personal. Nos permite adelantarnos a los acontecimientos, actuando con previsión de lo que pueda suceder.
6. Autonomía. Esta es una habilidad que nos permite tomar decisiones sin intervención ajena. Un buen desarrollo mental y psicológico son características fundamentales para tener un buen criterio.
7. Creatividad. Las personas que poseen esta habilidad tienen la capacidad de dar con soluciones o vías de pensamiento y acción diferentes a las generalmente aceptadas.

habilidades personales

De las habilidades personales hay que diferenciar las competencias, que son también habilidades personales, orientadas y adquiridas a la buena gestión de un cargo o puesto, es decir, que se pueden extrapolar al mundo laboral. Nos encontramos con:

1. Conocimientos básicos de la profesión. Aquí incluiríamos, por supuesto, conocimientos informáticos y de idiomas, que son requeridos para una gran mayoría de puestos, aunque no hay que obsesionarse con los idiomas, ya que existen todavía muchos puestos con cualificación profesional que no precisan de idiomas (banca, por ejemplo).
2. Responsabilidad en el trabajo. Esta capacidad, aunque amplia, la limitamos al ámbito laboral refiriéndose a un buen cumplimiento de las funciones del puesto. Engloba características genéricas como la puntualidad o el ahorro.
3. Capacidad de aprendizaje. Entiéndase que esta capacidad la poseemos todos los seres humanos en mayor o menor medida, pero obviamente me refiero a la capacidad de aprender rápidamente. Se puede mejorar de una forma mucho más sencilla de lo que pensamos: conociendo de qué forma aprendemos. Un ejemplo, yo aprendo haciendo las cosas por mí misma. Me lo pueden explicar cien veces, hasta que no lo hago yo sola no me “quedo con el cante”. Me explayaré sobre este tema en otra ocasión.
4. Productividad. Es básicamente lo contrario de “procrastinación” (sé que es un palabrejo, pero me encanta y me encanta más haber encontrado una ocasión para emplearlo). Las personas productivas son capaces de llevar a cabo sus labores sin perder el tiempo en cosas que no son útiles.
5. Organización y planificación. En relación con la productividad, ya que las personas organizadas y con capacidad para planificar adecuadamente sus actividades, serán posiblemente más productivas y eficientes (a no ser que no sigan su propia planificación).
6. Compromiso ético. Es un gran valor hoy en día, y muy importante en empresas para las cuales es importante su imagen social, que apoyan públicamente campañas para ayudar a quien más lo necesita o que tienen fundaciones con este fin, por ejemplo.
7. Honradez, seriedad y lealtad. En este contexto, las trato como sinónimos. Se refieren estas cualidades a ser sincero y consecuente con lo que se dice, y van correlacionados entre sí. Son valores muy apreciados en el día a día de la empresa, aunque no sean solicitados en un principio.
8. Toma de decisiones. En conexión con la creatividad, esta competencia es muy valorada en puestos directivos, ya que implica la capacidad de encontrar solución a problemas con la mayor eficiencia posible y conllevando el mayor beneficio posible para la empresa o el equipo de trabajo.
9. Innovación. Una de las competencias básicas en un perfil emprendedor, hace referencia a la facilidad para encontrar mejoras en ámbitos ya existentes, o para encontrar nuevas oportunidades donde no se han encontrado antes. Es otra cara de la moneda de la creatividad.
10. Gestión del estrés. Esta competencia supone la capacidad de sobrellevar el estrés laboral de manera positiva e incluso beneficiosa para nosotros.
11. Capacidad de análisis y síntesis. Tener esta capacidad nos permite conocer más profundamente las realidades con las que nos enfrentamos, simplificar su descripción, descubrir relaciones aparentemente ocultas y construir conocimientos nuevos a partir de otros que ya teníamos.
12. Gestión de la información. Se trata sencillamente de saber organizar la información de la que disponemos de la manera más útil para nuestro provecho y el de nuestra empresa.
13. Presencia física. No me refiero a tener un cuerpazo ni a ser el chico más guapo del insti, la presencia física es una cualidad requerida para cualquier empleo de cara al público, y significa ir aseado, bien vestido, hablar correctamente y tener seguridad en uno mismo.

Si aún seguís leyendo, ¡enhorabuena! Aquí tenéis las cinco habilidades y competencias más buscadas por las empresas en LinkedIn en 2012*:

• Motivación.
• Adaptabilidad.
• Creatividad.
• Proactividad y capacidad para emprender.
• Innovación.

Ahora ya tenéis unas pistas para saber en qué sois buenos y en qué podéis mejorar, pero no decidáis aún qué os diferencia del resto, la próxima semana os contaré algo sobre habilidades sociales. 

*Fuente: http://blog.jobijoba.es/cuales-son-las-habilidades-y-competencias-mas-buscadas-por-las-empresas/

Anuncios

9 pensamientos en “¿Por qué debería contratarte a ti? (Habilidades personales y sociales: I parte)

  1. Me ha gustado muchísimo, porque lo explicas todo de forma muy clara y aún tengo mucho que aprender de esta especie de nuevo mercado de trabajo mucho más exigente con el candidato. Pero tengo una duda, ¿cómo demuestro que poseo estas cualidades? ¿las pongo directamente en el cv, uso ejemplos, en la carta de motivación…?

    • Es una cuestión que casi merecería un post aparte, la verdad.
      Básicamente mi intención es ayudar a saber cuáles de estas habilidades tiene cada uno y cuáles sería interesante que desarrollara, para verdaderamente sobresalir en una entrevista con alguna diferencia.
      Acerca de tu pregunta, en los CV anglosajones se estila mucho un apartado final con las “skills”, donde puedes enumerar qué habilidades posees dentro de cada categoría (personales, sociales, directivas…) en función del puesto al que quieras optar
      Aquí lo interesante es exponer, mediante logros, porqué consideras que posees esas habilidades, y vale todo, quiero decir, a lo mejor eres una persona empática porque has pasado años en los scouts con los niños y eso te ha ayudado… etc, etc. Esquemático y sin enrollarte, pero que esté.
      Muchas de estas habilidades las puedes exponer con total tranquilidad en el curso de una entrevista, me explico: si contestas bien a la pregunta de las tres cosas buenas y las tres cosas malas estás demostrando que tienes autoconocimientoby autocrítica; si te preguntan qué hiciste en tu anterior empleo puedes hablar de aquellas habilidades que utilizaste / desarrollaste…
      Y por último hay cosas, como la buena presencia, que se notan a lo largo del diálogo, es decir, seguridad en tí mismo, conocimiento de tu trabajo… no es necesario explicarlas. Hasta el entrevistador menos experimentado nota esas cosas.
      De todas formas, entre éstas y las sociales (esta semana a ver si saco tiempo con tanto trabajo) lo ideal es que elijas una, aquella en la que más destacas, y la conviertas en tu bandera. De este modo te apartarás del montón porque, seamos sinceros, todo el mundo habla de las ganas de trabajar, las ganas de aprender, me encanta mi trabajo… blablabla. Si tú vas y dices algo diferente, y además lo apoyas con un hecho que garantiza que será eso lo que te distinga, tienes un punto positivo. Y eso hoy en día… es mucho.
      Gracias por tus comentarios, Mario!

      • Gracias a ti por una respuesta tan detallada! menos mal que me ha dado por volver a consultar este post y la he visto 😀

        El apartado “skills” o competencias cada vez lo veo más en los cv españoles, supongo que se estará haciendo obligado. De hecho ya conozco la primera trampilla con respecto a este apartado: ver las habilidades o competencias que se piden en la oferta y simplemente ponerlas en tu cv. ¿Qué te parece?

        Me ha gustado lo de elegir unas cuantas y hacerlas mi bandera. En pocas palabras, poner mis puntos fuertes bien a la vista ¿no?

        Felicidades de nuevo por el blog! cada post está siendo mejor que el anterior 😉

      • Hola Rodrigo!
        Lo primero, lamento haber tardado tanto en responder. En cuanto a tu pregunta, si te refieres a si tengo alguna consulta u oficina donde encontrar empleo, no la tengo. Pienso que ése debe ser un servicio gratuito para ayudar, y de momento mi economía no me lo permite, pero puede ser un buen proyecto a largo plazo.
        Gracias por tu interés, un saludo!

      • Buen día Sara, tengo un problema te explico; resulta que cuando voy a entrevistas de trabajo, en el área administrativa. Me pongo un poca nervioso, que para mi es comun. En si le comento de las tares que realice etc. Me preguntan; como te consideras como persona, Yo les digo me considero (responsable,organizado y optimista). En fin, no se en que estoy fallando.

  2. Por lo que me dices, si sueles ponerte nervioso, eso es algo que la otra persona percibe y es posible que lo perciba negativamente si te pones, digamos, “demasiado nervioso”. Pero está claro que es algo que cuesta controlar y nos pasa a muchos, así que no te preocupes, no estás solo!
    Ahora bien, ¿qué puedes hacer para mejorar tus nervios? Ir seguro de ti mismo a la entrevista hace mucho. Imagínate un examen oral, seguro que te pone nervioso si vas con la lección regular, pero si te la sabes de memoria mejora mucho, ¿verdad? Pues esto es igual, con la salvedad (y la ventaja) de que no es un examen. No van a evaluarte, van a conocerte, y si vas seguro de lo que eres, te conocerán mucho mejor y tú estarás mucho más tranquilo.
    En relación con el post, podría decirte darte un consejo en dos puntos:
    1º. Esas características que dices (responsable, organizado y optimista) puedes apoyarlas con hechos concretos. ¿En qué situaciones has demostrado ser una persona responsable? ¿Tienes algún método de organización que hayas aportado a anteriores puestos de trabajo? ¿En qué puedo ver yo que eres optimista? Eso es algo que puedes decir, sin alargarte, sólo un par de frases en total, y no es lo que hace la mayoría.
    2º. Es necesario que exista coherencia entre lo que dices y cómo lo dices o lo que haces. En este sentido, si dices (por ejemplo) que eres optimista, pero tu estado de ánimo, tu forma de hablar o tu postura denotan ansiedad, la persona que está delante no se lo creerá.
    Por eso te digo que, si vas con la lección aprendida, irás más seguro de ti mismo y eso se nota.
    Todo esto necesita un gran ejercicio de AUTOCONOCIMIENTO, lleva tiempo pero resuelve muchas dudas sobre uno mismo.
    También ayuda mucho hablar con las personas que mejor te conocen y que te pueden decir qué impresión das a primera vista y trabajar sobre ello si crees que es necesario.
    Espero haberte ayudado, y recuerda que también tienes mi correo disponible.
    Un saludo!

  3. Hola,
    son lecturas muy interesantes, se aprende con la práctica; el problema es que se hacen muy pocas entrevistas en proporción al número de C.V. enviados. Eso como se soluciona???
    Gracias

    • Hola Pablo, gracias por tu comentario! Es cierto que la práctica es la que te ayuda a seguir aprendiendo y que así puedas aportar tu propio granito de arena en las organizaciones.
      Respecto al problema de la proporción “CV enviados – entrevistas conseguidas”, ojalá hubiera una solución definitiva. Intentaré tratarlo más adelante en el blog, con algunos consejos que puedan darte una pequeña ventaja frente al resto, pero la causa principal del problema es la escasa oferta de empleo. antes, enviabas 15, 20 currículums, y conseguías dos o tres entrevistas, y con suerte un empleo. Ahora es necesario enviar 100 currículums para conseguir 5 o 6 entrevistas y con suerte un empleo temporal. Pero bueno, depende de las características concretas del puesto, y del reclutador (porque si bien es cierto que no es imprescindible ser objetivos, somos personas y no hay dos iguales). Te puede ayudar quizás un examen concienzudo de la empresa que te interese en internet, y adaptar tu CV en consecuencia.
      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s