“El efecto halo” o porqué todas las guapas son simpáticas

Brangelina

Brangelina

El efecto halo, en psicología, es un fenómeno según el cual las personas tendemos a asociar características de personalidad a alguien basándonos sencillamente en su imagen personal, en el sentido de que si eres atractivo tienes más posibilidades de que los demás piensen que, además, eres simpático o buena persona.

Susan Boyle

Susan Boyle

También existe el efecto halo negativo, que es lo-mismo-pero-al-revés, es decir, si tu imagen es sucia y desaliñada o tienes una cara difícil de mirar te resultará más complicado saltar la barrera emocional del resto de personas a fin de que tengan una buena opinión de ti.

Esto es algo en lo que todos caemos, si no me creéis pensad en vuestro grupo de amigos/as y en cómo cuando había un chico/chica nueva, no digo guapo sino atractivo, automáticamente todos los miembros del grupo del sexo opuesto decían “Y además es simpático”, cuando para la otra mitad estaba claro que era más soso/a que un cascabel sin relleno. En el caso de las mujeres (y esto es mi apreciación personal) es curioso porque pensamos que somos más objetivas y que no somos tan indulgentes con el tío alto, moreno y fuerte que acabamos de conocer, pero luego caemos enganchadas en cualquier historia del tipo “me gustan los cachorritos”. Es el mismo efecto y caemos igual.

En estos últimos tiempos se nos insiste mucho en el cuidado de la imagen personal, en que la primera impresión es la que cuenta y que no hay segundas oportunidades, y es cierto que es necesario estar atento a estos detalles para proyectar la mejor imagen posible de cara a entrevistas, clientes, jefes, visitas… sin perder nunca de vista nuestra identidad y naturalidad.

Pero como profesionales de Recursos Humanos tampoco podemos perder de vista que tratamos con personas y que la mayoría de personas tendrán una definición de buena imagen diferente de la nuestra, así que no sería justo dejarnos llevar por ella a fin de valorar lo más adecuadamente posible las capacidades y actitudes de los candidatos.
La tolerancia, el respeto y la paciencia son cualidades más que deseables en cualquier trabajo relacionado con personas y en cualquier área de RRHH, no podemos dejarnos llevar por una primera impresión positiva ni negativa, debemos esperar a conocer al candidato adecuadamente (siempre que los plazos lo permitan) y tomar una decisión objetiva en base a la conversación mantenida.

De igual modo, a aquellos que estáis al otro lado de la mesa con la esperanza de conseguir el puesto os digo que atendáis a los detalles, pero que no le deis al tema de la imagen exterior más importancia de la que precisa, no es bueno que el seleccionador os recuerde por vuestro pelazo.

Como conclusión, os propongo dos ejercicios:

En el primero de ellos, prestad atención la próxima vez que conozcáis a alguien atractivo o poco agraciado a las reacciones del resto del grupo y valorad individualmente si sus opiniones se corresponden con lo que habéis observado acerca del recién conocido.

En segundo lugar y como broma para apoyar mi teoría de que las mujeres percibimos otro tipo de efecto halo, fijaos en la apariencia de las parejas que hay a vuestro alrededor (cualquiera que veáis por la calle) y pensad en lo siguiente: ¿a que hay muchas más parejas compuestas por mujer guapa-hombre feo que al revés?

 ¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA FELICIDAD!

Pictures

Anuncios

5 pensamientos en ““El efecto halo” o porqué todas las guapas son simpáticas

    • Gracias, me alegro que te sirva de ayuda. Los ejercicios (más que nada el primero) sirven para que nos demos cuenta de cómo aspectos que creemos superados nos influyen muchísimo a la hora de tomar decisiones.

      Lo bueno es darse cuenta e intentar evitar el efecto halo en el momento de evaluar a un candidato, hacer una compra o sencillamente conocer a una persona.

      Un saludo!

  1. Bueno, yo me fijaré más en el primer ejercicio, ya que el segundo es en broma, jeje… En serio, sí es cierto que existe un cierto “efecto halo” que nos influye y que en el caso de RRHH hay que cuidar en busca de la objetividad. Esto es algo parecido al programa “La Voz” en el que juzgan sin ver la apariencia del concursante… Por otro lado ¿Creeis que el atractivo está inevitablemente ligado a una opinión positiva en lo que a la personalidad de esa persona se refiere?, ¿O diríais que hay casos en los que un elevado atractivo o “excesivo” (aunque esto es relativo y subjetivo) cuidado de la imagen pueden despertar opiniones negativas hasta llegar a la envidia?

  2. Hola José Luis!
    El segundo ejercicio es en broma, pero fíjate, que ya verás que también es verdad en cierto modo, jeje.
    Lo que comentas del programa tipo “La Voz”, mira qué ejemplo tan curioso en este post de la bloguera @isa_iglesias_al http://descubriendotalento.blogspot.com.es/2013/01/la-influencia-de-los-tacones-en-los.html, La influencia de los tacones en los procesos de selección. Si no sigues el blog, te lo recomiendo mucho, da unos puntos de vista muy particulares sobre temas de RRHH.
    Con respecto a tus cuestiones, en mi opinión es posible que un atractivo excesivo dé lugar a opiniones negativas por envidias (lo he vivido, no en primera persona, jeje, pero sí en colegas que han dicho “éste/a no, que es demasiado guapo/a y me va a quitar méritos”). Muy fuerte, pero es una historia real. Pero este sería un caso consciente, no se referiría al efecto halo que es un proceso inconsciente. De forma inconsciente pienso que no se daría un caso de “atractivo que produce mala sensación”, porque es algo para lo que el cerebro está programado (hay estudios sobre el tema y todo), para confiar en personas con las facciones equilibradas y cosas así. Hay también un componente cultural que influye, claro.
    Es difícil saltarse estos procesos mentales, por eso, siendo consciente de que se producen, quizás podamos evitarlo en un proceso de selección.

    ¿Cómo lo ves tú?

    • Pues ahora veo un poco más claro el post, en cuanto a que te refieres a algo concreto como es la parte inconsciente de nuestra percepción del otro, que realmente es el efecto halo… y estoy de acuerdo contigo en que ser consciente de un “problema” (se podría considerar así en cuanto a los procesos de selección) es el primer paso para atajarlo o para subsanarlo. Y en Selección se debe ser lo más objetivo posible, claro está…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s