Job hoppers y job seekers #noquieroserportadaLS

job hopperEsta semana contamos con la apreciadísima colaboración de Antonio Fernández, también conocido en redes por su marca personal “AFLabor”, que nos apadrina con un tema muy interesante y de actualidad para todos aquellos que estamos inmersos en plena búsqueda de empleo: la temporalidad y los cambios frecuentes de trabajos en un CV, o lo que también se conoce como Job Hopper. ¿Por qué ya no es negativo y cómo podemos utilizar esta circunstancia los candidatos a nuestro favor?

Antonio Fernández "AFLabor"

Antonio es Doctor en Derecho, con especialidad en Derecho del Trabajo, y profesor en la Universitat Rovira i Virgili en este campo.

Escribe un blog sobre Derecho, RRHH y empleo que recomiendo encarecidamente puesto que divulga conocimientos muy útiles y fácilmente comprensibles.

Podéis encontrarlo también en @aflabor y en LinkedIn.

Determinados aspectos de la vida laboral de los candidatos a un puesto de trabajo han sido tradicionalmente evaluados negativamente por los empresarios o sus seleccionadores de personal. Es el caso de los vacíos temporales en el currículum o los cambios de trabajo. Sobre este último aspecto se ha estimado que no resulta adecuado tener un currículum vitae repleto de frecuentes cambios de empleo. Esa situación provoca rechazo en los empresarios pues se relaciona con características negativas tales como falta de compromiso, ausencia de seriedad, poca fiabilidad, deslealtad, alta conflictividad, etc.

Ya en los años sesenta se consideraba de forma negativa en los Estados Unidos ser un job hopper, es decir, ir «saltando» constantemente de trabajo en trabajo. La literatura anglosajona sobre Gestión de Recursos Humanos extendió este tipo de ideas hasta nuestro país sin tener en cuenta las características propias de nuestro mercado de trabajo. Así, podemos encontrar manuales de selección, cursos formativos, blogs y webs en los que se habla de forma peyorativa de los currículum vitae que contienen cambios frecuentes de trabajo o de empresa. La traducción literal de libros y documentos, el copiar-pegar compulsivo y la mala costumbre de no cuestionarnos nada ni de adaptar las cosas a nuestro entorno han provocado errores como, por ejemplo, el nombrar la Civil Rights Act o las directrices de la Equal Employment Opportunity Commission cuando en nuestro país no son de aplicación por tratarse de legislación estadounidense. O seguir con la idea de que cambiar varias veces de empresa es propio de una persona poco fiable y comprometida, lo que culpabiliza al candidato de forma injusta como a continuación demostraré.

¿Por qué resulta inútil tomar en consideración ese aspecto del currículum de un candidato español?

En primer lugar, tenemos la tasa de temporalidad más elevada de la Unión Europea. Eso significa que en España ha habido muchísimos contratos temporales desde finales de los años 80. No es extraño encontrar personas menores de 40 años, especialmente mujeres, que solo han tenido contratos temporales y han pasado por más de una decena de empresas a lo largo de su vida laboral. Un servidor tiene 34 años, ha pasado por una docena de empleos diferentes y jamás ha tenido un contrato indefinido. ¿Soy un job hopper? No, soy un español nacido en 1978.

En segundo lugar, tenemos un tejido empresarial formado por pequeñas y medianas empresas, la mayoría con menos de 10 trabajadores. En este tipo de empresas no se suele ascender ni se suelen mejorar las condiciones laborales. Eso significa que la única manera de mejorar profesionalmente es cambiando de empresa.

En tercer lugar, tenemos un mercado de trabajo caracterizado por sectores poco cualificados y de elevada estacionalidad como el turismo, el comercio, la agricultura, etc. En algunas profesiones (y regiones) se trabaja mucho en determinadas épocas del año lo que no ayuda a permanecer en la empresa. También se trata de sectores donde la rotación de personal es elevada cosa que no supone un problema para la empresa pues se requiere muy poca cualificación y por eso los nuevos trabajadores aprenden las tareas muy rápido.

Obviamente, un candidato con muchos cambios de trabajo puede que sea realmente una persona conflictiva, poco adaptable, etc. Sin embargo, después de lo que he expuesto ¿sigue teniendo sentido considerar negativamente los cambios frecuentes de empleo o empresa? En mi opinión, las posibilidades de evaluar incorrectamente a un candidato por este motivo son tan elevadas que lo mejor es obviar esa característica de su vida laboral. Por lo tanto, mi consejo es:

a) Para los seleccionadores y empresarios contratantes:

      – no centrarse en los cambios de empresa sino en los motivos del cambio.
      – ser conscientes de que los cambios frecuentes de empleo ya existían antes de la crisis.
      – estudiar el mercado laboral español desde principios de los 80 hasta la actualidad.

b) Para los candidatos con fama de job hopper:

      – no poner en el currículum empleos no relacionados con la oferta que os interesa.
      – explicar en la entrevista los motivos de los cambios de trabajo (se pueden usar los argumentos que he expuesto en el texto).
      – no sentirse culpable de esa situación.

Esta semana nos acompañan Elena Montesinos Urbán y María José Lara Romero, dos candidatas 2.0 con muuuuuchas ganas de incorporarse al mercado de trabajo y que nos dejan unas reflexiones muy positivas. ¿Queréis conocerlas?

María José

Mª JOSÉ LARA ROMERO:

Twitter: @granadinalara

LinkedIn: Mª José Lara Romero

El tiempo que llevo en desempleo me ha permitido demostrarme que soy capaz de hacer muchas cosas en las que antes ni siquiera había pensado, continuamente me estoy formando porque sé que es muy importante reciclarse para aprender y actualizar conocimientos y mantengo la motivación día a día porque si crees que puedes, conseguirás el objetivo que te hayas propuesto.

Como decía Einstein, si quieres que las cosas cambien no hagas siempre lo mismo, pues bien, continuamente, tengo presente ésta frase y como en casi todas las ofertas que veo, el inglés es un requisito imprescindible, el año pasado me puse manos a la obra y me apunté a la escuela de idiomas y a pesar de que llevaba muchos años sin practicar el inglés, he aprobado y estoy muy contenta con el resultado, porque sé que soy capaz y puedo, ya estoy más cerca de conseguirlo, además descubrí las redes sociales que me han permitido conocer a personas muy interesantes, creo que las redes nos demuestran la solidaridad de las personas, es increíble la cantidad de información que es compartida.

Cuando ésta semana escuchaba en las noticias que se celebraba la cumbre de Bruselas en la que los países miembros decidirían el dinero que se destinará a fomentar el empleo juvenil, me decía a mí misma eso es genial!!!!!, pero qué pasa con los que ya no somos considerados jóvenes para trabajar, el que tengamos una edad no significa que no podamos optar a un puesto concreto, tenemos experiencia, confianza, entusiasmo y muchísimas más cosas que aportar.

No desisto de mi objetivo profesional que es el campo de la orientación profesional y continúo avanzando en éste camino del desempleo para conseguir mi meta.

ElenaELENA MONTESINOS URBÁN

About.me: emurban

LinkedIn: Elena Montesinos Urbán

Es muy difícil hablar de uno mismo. Muchas veces por timidez, otras veces porque queremos dar una imagen correcta de lo que somos y sentimos para “encajar” mejor en ese ansiado puesto de trabajo.

Tengo 46 años. Estoy en ese grupo de edad en que te llaman señora con cierta condescendencia e ironía. En ese grupo que lo tiene complicado para todo. No eres una joven promesa ni una veterana a punto de jubilarse. Estás ahí. Sabes lo mucho que puedes dar. Pero, paradójicamente, tu experiencia juega en tu contra: “¿Reinventarse? A esa edad lo único que querrá será un puesto fijo y bien pagado, y aquí lo que queremos son empleados de usar y tirar”.

Pues sí. Quiero reinventarme. Después de haber estudiado Historia del Arte y trabajado en un despacho profesional relacionado con el Derecho durante 16 años, ahora he encontrado lo que me gustaría hacer. Lo que quiero hacer.

Terminé mi relación laboral hace casi un año. Desde entonces me he dedicado a cubrir la falta de formación que notaba en mi currículo y sobre todo a enfocarme en algo que me apasiona, las redes sociales.

Gracias a mi magnífico orientador del Servicio Murciano de Empleo este año comencé a estudiar un módulo profesional de Turismo. Siempre me ha gustado el tema, incluso llegué a presentarme a los exámenes de Guía Turístico pero suspendí.

De pronto, todo encajó. Redes sociales y Turismo. ¿Por qué no? Y ahora, a pesar de todas las dificultades que conlleva vivir en una ciudad pequeña como Murcia que además sufre, como todo el país, de una fuerte crisis económica, creo que he encontrado mi hueco.

Quiero trabajar en el departamento de márketing y comunicación de una empresa puntera del sector turístico. Quiero crear y gestionar servicios para los turistas y quiero desarrollar e implementar estrategias de medios sociales en relación con el sector.

¿Es un sueño? Es lo que me alimenta y mueve todas las mañanas cuando me levanto. Trabajo mucho para conseguir este trabajo. Y lo voy a conseguir.

¿Te ha gustado? ¿Te gustaría ser uno de nuestros próximos Candidatos 2.0? ¿Te gustaría colaborar?

 

Si eres profesional o desempleado y quieres participar en los sucesivos post, envíanos al email noquieroserportadals@gmail.com la siguiente información:

 

  • Profesional: Si tienes alguna idea para orientar al desempleado, si te gustaría ser nuestro padrino/madrina, hacer una entrevista en nuestra sección “RRHH Vs Candidato2.0” envíanos un email.
  • Desempleado: Hazte una foto original, divertida o seria, con una pequeña reflexión sobre cómo lo estás llevando, en qué te gustaría trabajar junto con los Link de Linkedin/CV y espacio web/blog si tienes.

Si tienes Blog también puedes participar ¿cómo? escribiendo un post sobre una reflexión, lo que sientes… nombrando a “no quiero ser portada de los lunes al sol”

Te daremos difusión en las redes sociales:

Facebook, en Twitter, en nuestro Blog y en el grupo de Linkedin.

Son muchos los profesionales de RRHH, orientadores de empleo y de diferentes ramas los que apoyan esta iniciativa.

¡¡Colabora, innova, sorprende!!

Anuncios

HumoR se escribe con HR

Como decía en mi bienvenida, en esta vida no todo va a ser sufrir, y una de las máximas de la mía y que recomiendo a todo el mundo es sonreír y reír todo lo que se pueda.

Sara 001No voy a adentrarme en los beneficios de la risa, que son muchos y han sido muy desarrollados en muchos sitios, pero el más importante de todos merece una mención: se trata de la producción de endorfinas. Las endorfinas son conocidas como la hormona de la felicidad, y está demostrado que cada vez que sonreímos se generan este tipo de hormonas en nuestro organismo. Al generarse, nos producen sensación de bienestar y conseguimos ver las cosas de forma más positiva, todo ello en una reacción en cadena que se produce mediante química en nuestro cuerpo y en nuestra mente, y la mecha es… una simple sonrisa.

Elsa Punset es una gran embajadora de la sonrisa y propone en su web algunos trucos que todos podemos seguir para no dejar de sonreír:

  • Escribir una frase absurda en un sitio donde lo podamos ver cada día y cambiarla regularmente. Al leerlo, nos hará sonreír y qué mejor manera de empezar el día.
  • Pensar cada día en tres cosas que nos hayan hecho reír. Un adulto ríe una media de 18 veces al día (lo cual es poquísimo), así que nada más fácil que recordar sólo tres. cada día veremos cómo nos resulta más fácil pensar en esas tres cosas y podemos ir subiendo a cinco, diez…
  • Cuando nos pase algo malo y nuestros amigos o familiares nos pregunten, tenemos la opción de explicarlo abatidos y negativos, tal y como ha sido. Pero Elsa nos propone explicarlo como si hubiera sido 1.000 veces peor, es decir, llevarlo hasta el extremo más absurdo. Por raro que parezca, esa manera de explicar las cosas provoca el efecto contrario, que es ver la situación con comicidad y como algo no tan grave. Entiendo que esto particularmente puede no ser válido para algunas situaciones verdaderamente extremas, pero creedme, una historia cambia mucho de “fatal, llegué a la entrevista sudando, le di la mano toda mojada al seleccionador, luego al salir me di cuenta de que al sudar se me transparentaba la ropa interior y cuando llegaba a casa, me cagó un pájaro en el pie” a esta otra forma de contarlo: “fatal, una odisea, vamos, es que no me han podido pasar más cosas, salgo de casa con el abrigo y de repente más calor que en un asador de pollos, claro, cuando llegué al sitio estaba toda sudada. Como tenía que esperar, digo, voy a aprovechar para secarme un poco el sudor de la frente al menos, me doy la vuelta, me lo seco y cuando me vuelvo de nuevo, el entrevistador allí, así que le sonrío, le doy la mano y no te lo pierdas ¡me he secado el sudor con la mano izquierda y el hombre es zurdo!!! Toda la mano mojada, horroroso, vamos…Encima salgo y mientras bajo el ascensor me doy cuenta de que se me transparenta el sujetador con el sudor, por favor, ¿algo más? Pues sí, colofón final, fin de fiesta, el súmmum… llegando a casa noto un golpe en el pie, bajo la vista y una caca de pájaro del tamaño de una de vaca!!”. A estas alturas tu interlocutor se está riendo y tú también, y te das cuenta de que ha ido fatal, pero por lo menos no estás depre. ¿Lo veis?

Para promover nuestras sonrisas diarias, os dejo un par de viñetas y un vídeo que, estando relacionados con el entorno de RRHH, nos hagan sonreír un poco ya que, si no nos tomamos la vida un poco en broma, no saldremos vivos de ella.

Dicen algunos directivos que es muy difícil actualmente encontrar al candidato perfecto, ¿qué pasaría si lo encontrasen?

Yo creía que se me daban mal las entrevistas…

Y para terminar, los geniales actores de Vaya Semanita (y no, no es el vídeo de La Voz Laboral)

“El efecto halo” o porqué todas las guapas son simpáticas

Brangelina

Brangelina

El efecto halo, en psicología, es un fenómeno según el cual las personas tendemos a asociar características de personalidad a alguien basándonos sencillamente en su imagen personal, en el sentido de que si eres atractivo tienes más posibilidades de que los demás piensen que, además, eres simpático o buena persona.

Susan Boyle

Susan Boyle

También existe el efecto halo negativo, que es lo-mismo-pero-al-revés, es decir, si tu imagen es sucia y desaliñada o tienes una cara difícil de mirar te resultará más complicado saltar la barrera emocional del resto de personas a fin de que tengan una buena opinión de ti.

Esto es algo en lo que todos caemos, si no me creéis pensad en vuestro grupo de amigos/as y en cómo cuando había un chico/chica nueva, no digo guapo sino atractivo, automáticamente todos los miembros del grupo del sexo opuesto decían “Y además es simpático”, cuando para la otra mitad estaba claro que era más soso/a que un cascabel sin relleno. En el caso de las mujeres (y esto es mi apreciación personal) es curioso porque pensamos que somos más objetivas y que no somos tan indulgentes con el tío alto, moreno y fuerte que acabamos de conocer, pero luego caemos enganchadas en cualquier historia del tipo “me gustan los cachorritos”. Es el mismo efecto y caemos igual.

En estos últimos tiempos se nos insiste mucho en el cuidado de la imagen personal, en que la primera impresión es la que cuenta y que no hay segundas oportunidades, y es cierto que es necesario estar atento a estos detalles para proyectar la mejor imagen posible de cara a entrevistas, clientes, jefes, visitas… sin perder nunca de vista nuestra identidad y naturalidad.

Pero como profesionales de Recursos Humanos tampoco podemos perder de vista que tratamos con personas y que la mayoría de personas tendrán una definición de buena imagen diferente de la nuestra, así que no sería justo dejarnos llevar por ella a fin de valorar lo más adecuadamente posible las capacidades y actitudes de los candidatos.
La tolerancia, el respeto y la paciencia son cualidades más que deseables en cualquier trabajo relacionado con personas y en cualquier área de RRHH, no podemos dejarnos llevar por una primera impresión positiva ni negativa, debemos esperar a conocer al candidato adecuadamente (siempre que los plazos lo permitan) y tomar una decisión objetiva en base a la conversación mantenida.

De igual modo, a aquellos que estáis al otro lado de la mesa con la esperanza de conseguir el puesto os digo que atendáis a los detalles, pero que no le deis al tema de la imagen exterior más importancia de la que precisa, no es bueno que el seleccionador os recuerde por vuestro pelazo.

Como conclusión, os propongo dos ejercicios:

En el primero de ellos, prestad atención la próxima vez que conozcáis a alguien atractivo o poco agraciado a las reacciones del resto del grupo y valorad individualmente si sus opiniones se corresponden con lo que habéis observado acerca del recién conocido.

En segundo lugar y como broma para apoyar mi teoría de que las mujeres percibimos otro tipo de efecto halo, fijaos en la apariencia de las parejas que hay a vuestro alrededor (cualquiera que veáis por la calle) y pensad en lo siguiente: ¿a que hay muchas más parejas compuestas por mujer guapa-hombre feo que al revés?

 ¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA FELICIDAD!

Pictures

¿Por qué debería contratarte a ti? Habilidades sociales (II parte)

Maria Burgaz

Maria Burgaz

En la primera parte del post, os hablaba de cómo nuestras habilidades personales pueden hacernos destacar del resto de candidatos o, al menos, ayudarnos a ello.
Pero hay otro aspecto muy importante también que nos puede acercar a esa segunda entrevista, y que son las habilidades sociales.

Para saber qué habilidades sociales tenemos y cuáles nos hace falta desarrollar, es imprescindible haber hecho un gran ejercicio de autoconocimiento y autoaprendizaje que nos ponga en situación, también ayuda un entorno de confianza que nos diga cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles en este aspecto.
Con la finalidad de ayudaros en lo posible, pasaré a describiros lo que son habilidades sociales y cuáles son las más reconocidas en el ámbito laboral. Sigue leyendo

Y tú, ¿sabes en qué quieres trabajar?

Hace un par de semanas que ha comenzado el 2013 y con él, y para empezar el año, he querido echar la vista atrás y ver qué me ha reportado el 2012.

2012

Todo empezó en Noviembre de 2011 (porque hay años que duran más que otros), cuando vi que llevaba dos años dándome a mí misma excusas para no emprender el camino laboral que de verdad deseaba: el de recursos humanos. En ese momento empecé a fijarme en las ofertas de empleo, becas, másters, postgrados y demás que me podían llevar a conseguir mi meta. Empecé a leer por mi cuenta y a buscar información. Hice una entrevista para una beca en el departamento de RRHH de un hotel, y la búsqueda de información me entusiasmó. Finalmente no la conseguí, pero no me desmotivó, al contrario, me motivó aún más a seguir formándome y aprendiendo de profesionales para mejorar. El camino que me quedaba por delante era todavía largo, pero para mí lo mejor era que sólo estaba empezando. Sigue leyendo