Tengo una pregunta para ti

preguntas

Una de las partes más controvertidas de una entrevista y donde más cosas se pueden demostrar acerca de uno mismo es el momento en el que el entrevistador te da la oportunidad de hacer tú las preguntas.

En ese momento puedes hacerle saber tu interés acerca de la empresa, el nivel de conocimientos que tienes, tu proactividad e incluso le puedes hacer saber que no te interesa trabajar en cualquier sitio, sino que verdaderamente crees que su empresa te puede aportar mucho pero quieres saber hasta qué punto. Es decir, te da valía como candidato.

En el caso particular de que quieras dedicarte al área de RRHH, este apartado cobra una importancia especial, ya que se supone que debes tener cualidades para conocer cosas de la otra parte a partir de tus preguntas y que debes tener capacidad analítica para extraer conclusiones a partir de datos y de conversaciones con los miembros de la empresa.

Entonces, ¿qué preguntas puedes hacer para demostrar todo esto?

En primer lugar, y por mucho que se hayan explayado explicándote cosas acerca del funcionamiento de la empresa y el departamento (he tenido entrevistas donde prácticamente me han hecho un croquis) siempre hay alguna laguna, aunque sea algún charquito. De modo que la opción “no, gracias, me ha quedado todo perfectamente claro” está descartada.

Antes de ir a la entrevista, hay que tomar en consideración la situación de que te lo expliquen todo y llevar algunas preguntas preparadas para el caso de que parezca que no ha quedado nada sin explicar, aunque sin duda es mejor que las preguntas surjan de un modo natural y acorde con la exposición del entrevistador.

Éstas son algunas cuestiones que puedes plantear, bien demostrando tu propia iniciativa o bien al hilo de algunas de las cuestiones comentadas a lo largo de la entrevista:

preguntas2¿Cuáles serían mis funciones dentro del equipo?

¿Qué tipo de características personales y profesionales estáis buscando incorporar al equipo?

¿Cómo es el ambiente de trabajo?

¿Qué proyección profesional buscáis para los empleados?

¿Cómo medís el rendimiento y los logros de las personas en la empresa?

¿Qué canales de comunicación existen para informar y recibir feedback?

Recordad que una buena entrevista se caracteriza por ser una conversación agradable en la que el seleccionador busca conoceros mejor para ver si os adaptáis a lo que buscan pero, como en cualquier conversación, es agradable ver que tu interlocutor muestra interés por ti. En este caso, me refiero a la importancia de mostrar interés por la empresa, con cuestiones concretas acerca de la situación y datos que hayáis podido conseguir en vuestra búsqueda, mostrando interés positivo si habéis visto que están en proceso de expansión y también un interés discretamente preocupado si habéis visto que han tenido que efectuar ciertos “recortes” o “reorganizaciones” en la plantilla o en las oficinas. Como mínimo la impresión será positiva.

Como último dato importante a tener en cuenta, aprovechad toda la información que os brindan vuestras preguntas en vuestro favor, coged cada dato que os ofrece el entrevistador y volcadlo hacia vuestro lado. Un entrevistador avispado se dará cuenta y lo valorará positivamente y un entrevistador menos avispado pensará “qué suerte, se adapta muy bien a lo que necesitamos” y en consecuencia lo valorará positivamente.

¿Qué preguntas habéis realizado en vuestras entrevistas?

Anuncios

HumoR se escribe con HR

Como decía en mi bienvenida, en esta vida no todo va a ser sufrir, y una de las máximas de la mía y que recomiendo a todo el mundo es sonreír y reír todo lo que se pueda.

Sara 001No voy a adentrarme en los beneficios de la risa, que son muchos y han sido muy desarrollados en muchos sitios, pero el más importante de todos merece una mención: se trata de la producción de endorfinas. Las endorfinas son conocidas como la hormona de la felicidad, y está demostrado que cada vez que sonreímos se generan este tipo de hormonas en nuestro organismo. Al generarse, nos producen sensación de bienestar y conseguimos ver las cosas de forma más positiva, todo ello en una reacción en cadena que se produce mediante química en nuestro cuerpo y en nuestra mente, y la mecha es… una simple sonrisa.

Elsa Punset es una gran embajadora de la sonrisa y propone en su web algunos trucos que todos podemos seguir para no dejar de sonreír:

  • Escribir una frase absurda en un sitio donde lo podamos ver cada día y cambiarla regularmente. Al leerlo, nos hará sonreír y qué mejor manera de empezar el día.
  • Pensar cada día en tres cosas que nos hayan hecho reír. Un adulto ríe una media de 18 veces al día (lo cual es poquísimo), así que nada más fácil que recordar sólo tres. cada día veremos cómo nos resulta más fácil pensar en esas tres cosas y podemos ir subiendo a cinco, diez…
  • Cuando nos pase algo malo y nuestros amigos o familiares nos pregunten, tenemos la opción de explicarlo abatidos y negativos, tal y como ha sido. Pero Elsa nos propone explicarlo como si hubiera sido 1.000 veces peor, es decir, llevarlo hasta el extremo más absurdo. Por raro que parezca, esa manera de explicar las cosas provoca el efecto contrario, que es ver la situación con comicidad y como algo no tan grave. Entiendo que esto particularmente puede no ser válido para algunas situaciones verdaderamente extremas, pero creedme, una historia cambia mucho de “fatal, llegué a la entrevista sudando, le di la mano toda mojada al seleccionador, luego al salir me di cuenta de que al sudar se me transparentaba la ropa interior y cuando llegaba a casa, me cagó un pájaro en el pie” a esta otra forma de contarlo: “fatal, una odisea, vamos, es que no me han podido pasar más cosas, salgo de casa con el abrigo y de repente más calor que en un asador de pollos, claro, cuando llegué al sitio estaba toda sudada. Como tenía que esperar, digo, voy a aprovechar para secarme un poco el sudor de la frente al menos, me doy la vuelta, me lo seco y cuando me vuelvo de nuevo, el entrevistador allí, así que le sonrío, le doy la mano y no te lo pierdas ¡me he secado el sudor con la mano izquierda y el hombre es zurdo!!! Toda la mano mojada, horroroso, vamos…Encima salgo y mientras bajo el ascensor me doy cuenta de que se me transparenta el sujetador con el sudor, por favor, ¿algo más? Pues sí, colofón final, fin de fiesta, el súmmum… llegando a casa noto un golpe en el pie, bajo la vista y una caca de pájaro del tamaño de una de vaca!!”. A estas alturas tu interlocutor se está riendo y tú también, y te das cuenta de que ha ido fatal, pero por lo menos no estás depre. ¿Lo veis?

Para promover nuestras sonrisas diarias, os dejo un par de viñetas y un vídeo que, estando relacionados con el entorno de RRHH, nos hagan sonreír un poco ya que, si no nos tomamos la vida un poco en broma, no saldremos vivos de ella.

Dicen algunos directivos que es muy difícil actualmente encontrar al candidato perfecto, ¿qué pasaría si lo encontrasen?

Yo creía que se me daban mal las entrevistas…

Y para terminar, los geniales actores de Vaya Semanita (y no, no es el vídeo de La Voz Laboral)

¡Estamos de estreno! ¡Página en Facebook!

Minientrada

Como parte de mi intención de salir de mi zona de confort (aunque en algunos aspectos creo que más bien estoy reentrando en ella), he decidido crear la página de Facebook, que ya era hora, donde podéis seguir los posts, ofertas de empleo y quien sabe qué sorpresas más.

https://www.facebook.com/ObjetivoRecursosHumanos.SaraAzogue

Recordad que también podéis seguirme en Twitter.

¡Saludos a todos!

 

“El efecto halo” o porqué todas las guapas son simpáticas

Brangelina

Brangelina

El efecto halo, en psicología, es un fenómeno según el cual las personas tendemos a asociar características de personalidad a alguien basándonos sencillamente en su imagen personal, en el sentido de que si eres atractivo tienes más posibilidades de que los demás piensen que, además, eres simpático o buena persona.

Susan Boyle

Susan Boyle

También existe el efecto halo negativo, que es lo-mismo-pero-al-revés, es decir, si tu imagen es sucia y desaliñada o tienes una cara difícil de mirar te resultará más complicado saltar la barrera emocional del resto de personas a fin de que tengan una buena opinión de ti.

Esto es algo en lo que todos caemos, si no me creéis pensad en vuestro grupo de amigos/as y en cómo cuando había un chico/chica nueva, no digo guapo sino atractivo, automáticamente todos los miembros del grupo del sexo opuesto decían “Y además es simpático”, cuando para la otra mitad estaba claro que era más soso/a que un cascabel sin relleno. En el caso de las mujeres (y esto es mi apreciación personal) es curioso porque pensamos que somos más objetivas y que no somos tan indulgentes con el tío alto, moreno y fuerte que acabamos de conocer, pero luego caemos enganchadas en cualquier historia del tipo “me gustan los cachorritos”. Es el mismo efecto y caemos igual.

En estos últimos tiempos se nos insiste mucho en el cuidado de la imagen personal, en que la primera impresión es la que cuenta y que no hay segundas oportunidades, y es cierto que es necesario estar atento a estos detalles para proyectar la mejor imagen posible de cara a entrevistas, clientes, jefes, visitas… sin perder nunca de vista nuestra identidad y naturalidad.

Pero como profesionales de Recursos Humanos tampoco podemos perder de vista que tratamos con personas y que la mayoría de personas tendrán una definición de buena imagen diferente de la nuestra, así que no sería justo dejarnos llevar por ella a fin de valorar lo más adecuadamente posible las capacidades y actitudes de los candidatos.
La tolerancia, el respeto y la paciencia son cualidades más que deseables en cualquier trabajo relacionado con personas y en cualquier área de RRHH, no podemos dejarnos llevar por una primera impresión positiva ni negativa, debemos esperar a conocer al candidato adecuadamente (siempre que los plazos lo permitan) y tomar una decisión objetiva en base a la conversación mantenida.

De igual modo, a aquellos que estáis al otro lado de la mesa con la esperanza de conseguir el puesto os digo que atendáis a los detalles, pero que no le deis al tema de la imagen exterior más importancia de la que precisa, no es bueno que el seleccionador os recuerde por vuestro pelazo.

Como conclusión, os propongo dos ejercicios:

En el primero de ellos, prestad atención la próxima vez que conozcáis a alguien atractivo o poco agraciado a las reacciones del resto del grupo y valorad individualmente si sus opiniones se corresponden con lo que habéis observado acerca del recién conocido.

En segundo lugar y como broma para apoyar mi teoría de que las mujeres percibimos otro tipo de efecto halo, fijaos en la apariencia de las parejas que hay a vuestro alrededor (cualquiera que veáis por la calle) y pensad en lo siguiente: ¿a que hay muchas más parejas compuestas por mujer guapa-hombre feo que al revés?

 ¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA FELICIDAD!

Pictures

Cuando no estás solo en tu entrevista

entrevistas en grupo dinamicas

“De acuerdo, pues nos vemos para una entrevista grupal”. ¡Horror! Así empieza para muchos candidatos la preparación para una entrevista. Porque en una entrevista en grupo no hay tantas opciones para destacar, es muy posible que en el grupo haya un “candidato tiburón”, que acapara todas las conversaciones y destaca sin parar, haciendo que algunos componentes del grupo se sientan empequeñecidos, y piensen que los reclutadores no se van a fijar nunca en ellos… ¿o no es así?

Hay mucho desconocimiento en torno a las entrevistas en grupo y las dinámicas, y el desconocimiento hace que los candidatos se sientan intranquilos al respecto, ya que no saben cómo actuar o qué esperar de la entrevista.

 En primer lugar, la estrategia general a seguir durante este tipo de entrevistas es la misma que se recomienda para cualquier otra entrevista: ser uno mismo. Eso te ayudará a estar relajado y demostrar lo que sabes sin que te entorpezcan tanto los nervios.

En segundo lugar, no es lo mismo una entrevista en grupo que una dinámica de grupo, aunque es habitual que vayan una seguida de la otra. El objetivo de ambas es, desde luego, considerar la posición del candidato en un entorno social, bien por las condiciones del trabajo en cuanto a inserción en un equipo de trabajo, bien por las características del empleo (atención al cliente, ventas…). Pero hay diferencias.

En las entrevistas grupales se cita a varios aspirantes al mismo tiempo para una presentación del puesto a cubrir, una presentación individual de cada candidato exponiendo su formación y experiencia relacionada. El entrevistador/entrevistadores realizarán normalmente algunas preguntas para profundizar en algunos aspectos, bien individualmente o bien exponiendo una cuestión a debate para que los aspirantes puedan interactuar entre sí y con el entrevistador, incluso teniendo que obtener una conclusión colaborando entre ellos. El hecho de que el seleccionador se dirija o no a nosotros en las preguntas no significa nada especial en esta etapa del proceso, sencillamente hay alguna cuestión a aclarar acerca de la trayectoria personal.

Dependiendo del puesto al que aspiremos es posible que uno de los seleccionadores se incluya en el grupo entrevistado sin presentarse previamente, haciéndolo al empezar las presentaciones individuales o incluso tomando parte y descubriéndose al final. Es por ello que no debemos dejar de saludar y de ser educados con el resto de candidatos, ya que no se sabe nunca con quién estamos hablando. Parece de lógica, pero más de una vez han respondido a mi saludo con una mirada de “eres mi rival y no voy a confraternizar contigo”, y si yo hubiese sido parte del equipo de selección, eso habría repercutido negativamente en la evaluación del candidato.

Por otro lado tenemos las dinámicas grupales o role-playings, donde se evalúan rasgos actitudinales en los candidatos mediante la observación de su conducta en una situación real o imaginada, bien de carácter laboral o bien de cualquier tipo a fin de que los participantes resuelvan los obstáculos y problemas por sí mismos y en relación con los demás. Se proponen para ello casos empresariales que en su momento se resolvieron adecuadamente o no y se da libertad para resolverlos, o se propone una situación en la que el aspirante debe asumir una personalidad que no tiene para salir de la situación satisfactoriamente.

Ahora bien, ¿se puede destacar en una entrevista en grupo o dinámica? La respuesta es sí. Sabiendo que el objetivo es conocer cómo nos desenvolvemos en situaciones sociales, es importante que conozcamos qué papel desempeñamos por nuestra forma de ser en un equipo de trabajo, qué rol cumplimos y actuar en consecuencia. Los perfiles que se observan en este tipo de entrevistas son de tres tipos:

  • Orientados a las ideas: el creativo, el especialista y el evaluador.
  • Orientados a la acción: el impulsor, el implementador y el finalizador.
  • Orientados a las personas: el cohesionador, el resolutivo y el coordinador.

Hay que tener en cuenta que no tenemos un único rol, sino que cumplimos varios de ellos. Así que, como decía, tener claro qué tipo de trabajador en equipo somos y cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles nos ayudará a dejar huella en los reclutadores.
Estos verán con mayor claridad si nos adaptamos al perfil que están buscando y, aunque en algunas ocasiones no seamos la persona que el equipo necesita, quedará constancia de la entrevista en la base de datos para un futuro.

¿Y si el dinero no fuese una motivación?

y si el dinero no fuese una motivacionEl post de esta semana me está llevando más tiempo del que había planeado y por otro lado estas semanas dispongo de menos tiempo. Aun así, y motivada por las declaraciones del ministro de educación Wert, acerca de que en estos tiempos de crisis hay que olvidarse de nuestras apetencias formativas y mirar por nuestro futuro en las carreras y profesiones que mayor salida profesional tienen, he querido compartir este vídeo narrado por el filósofo Alan Watts, que contiene una reflexión acerca de este mismo tema:

<< ¿Qué te motiva? ¿Qué tipo de situación te gustaría? Es un planteamiento que hago frecuentemente como guía vocacional de estudiantes. Vienen a mí y dicen “Bueno, hemos terminado la universidad y no sabemos qué hacer”. Entonces siempre hago la pregunta: ¿Qué te gustaría hacer si el dinero no fuese el objetivo? ¿Cómo realmente disfrutarías viviendo tu vida?

Es increíble el resultado de nuestra educación, montones de estudiantes dicen “Queremos ser pintores, queremos ser poetas, queremos ser escritores… pero todo el mundo sabe que no puedes ganar apenas dinero haciendo eso”. Otros dicen “Me gustaría vivir en el campo y montar a caballo”, yo digo “¿Quieres dar clases en una escuela de equitación? Planteémonoslo, ¿qué quieres hacer?”.

Cuando finalmente llegamos al punto en que dice qué quiere hacer realmente, le digo “Hazlo y… olvida el dinero, porque si dices que conseguir dinero es lo más importante te pasarás la vida perdiendo completamente el tiempo, estarás haciendo cosas que no te gustan para poder seguir viviendo y seguir haciendo cosas que no te gustan, ¡lo cual es una estupidez! Mejor tener una vida corta llena de cosas que te gusta hacer, que una larga vida perdida de forma miserable”.

Y al fin y al cabo, si realmente te gusta lo que haces, no importa lo que sea, podrás finalmente convertirte en un experto en ello. La única forma de convertirte en un experto es cuando realmente te pones a ello y entonces eres capaz de sacar de ahí buenos sentimientos, por lo que no te preocupas tanto. Todo el mundo está interesado en algo, lo que sea en lo que tú estás interesado lo descubrirás pronto.

Es totalmente ridículo gastar tu tiempo en cosas que no te gustan para poder gastar dinero en cosas que no te gustan, y enseñar a nuestros niños a seguir el mismo camino. Mirad lo que estamos haciendo, estamos cogiendo a los niños y educándolos para vivir el mismo tipo de vida que estamos viviendo con el fin de que puedan justificarse a sí mismos y encontrar satisfacción en su vida educando a sus niños para que eduquen a los suyos y ellos a su vez hagan lo mismo, por lo que  siempre nos quedamos a medio camino. Nunca se llega a nada y por tanto es importante considerar esta pregunta: ¿Qué es lo que deseo?>>

Es mi reflexión para hoy y mi pregunta para vosotros, ¿estaríais haciendo lo mismo si no fuese necesario el dinero? ¿Es posible sentirse bien realizando un trabajo sin que medie una compensación económica? ¿Se darán cuenta las organizaciones de que a todo el mundo no le aporta lo mismo una cantidad mayor a final de mes? Porque es indudable que si tu respuesta a la primera pregunta ha sido “SÍ”, para ti no tiene el mismo valor un extra de 200 euros a final de mes como para una persona que hace lo mismo por dinero. Si tu respuesta ha sido “sí”, para ti tendrá mucho más valor el salario emocional que te pueden aportar las organizaciones, como inversión en formación, apoyo de tu marca personal, apoyo a proyectos personales… que harán de ti un profesional más completo en todos los niveles.

Os dejo el enlace del vídeo: What if money didn’t matter?

Cómo saber si la entrevista te fue bien

Después de tanto sacrificio, después de tanto tiempo, después de tanto esfuerzo (o no) por fin has conseguido esa entrevista en aquella empresa en la que tanto deseabas trabajar. Te has preparado bien, has cumplido con todos los requisitos de apariencia, comunicación verbal y no verbal, llegaste bien de hora, llevaste la documentación…

Pero ahora que has salido, ¿qué pasa?  ¿A esperar y esperar por si te avisan de que sí has sido seleccionado o de que no lo has sido? ¿Morderte las uñas en casa mirando el correo y el teléfono a todas horas?

morderse las uñasEn principio sí, pero basándome en mis experiencias y en algunos artículos, he recopilado algunas señales que pueden ayudarte a pasar mejor el trago de la espera. Sigue leyendo