Cuando no estás solo en tu entrevista

entrevistas en grupo dinamicas

“De acuerdo, pues nos vemos para una entrevista grupal”. ¡Horror! Así empieza para muchos candidatos la preparación para una entrevista. Porque en una entrevista en grupo no hay tantas opciones para destacar, es muy posible que en el grupo haya un “candidato tiburón”, que acapara todas las conversaciones y destaca sin parar, haciendo que algunos componentes del grupo se sientan empequeñecidos, y piensen que los reclutadores no se van a fijar nunca en ellos… ¿o no es así?

Hay mucho desconocimiento en torno a las entrevistas en grupo y las dinámicas, y el desconocimiento hace que los candidatos se sientan intranquilos al respecto, ya que no saben cómo actuar o qué esperar de la entrevista.

 En primer lugar, la estrategia general a seguir durante este tipo de entrevistas es la misma que se recomienda para cualquier otra entrevista: ser uno mismo. Eso te ayudará a estar relajado y demostrar lo que sabes sin que te entorpezcan tanto los nervios.

En segundo lugar, no es lo mismo una entrevista en grupo que una dinámica de grupo, aunque es habitual que vayan una seguida de la otra. El objetivo de ambas es, desde luego, considerar la posición del candidato en un entorno social, bien por las condiciones del trabajo en cuanto a inserción en un equipo de trabajo, bien por las características del empleo (atención al cliente, ventas…). Pero hay diferencias.

En las entrevistas grupales se cita a varios aspirantes al mismo tiempo para una presentación del puesto a cubrir, una presentación individual de cada candidato exponiendo su formación y experiencia relacionada. El entrevistador/entrevistadores realizarán normalmente algunas preguntas para profundizar en algunos aspectos, bien individualmente o bien exponiendo una cuestión a debate para que los aspirantes puedan interactuar entre sí y con el entrevistador, incluso teniendo que obtener una conclusión colaborando entre ellos. El hecho de que el seleccionador se dirija o no a nosotros en las preguntas no significa nada especial en esta etapa del proceso, sencillamente hay alguna cuestión a aclarar acerca de la trayectoria personal.

Dependiendo del puesto al que aspiremos es posible que uno de los seleccionadores se incluya en el grupo entrevistado sin presentarse previamente, haciéndolo al empezar las presentaciones individuales o incluso tomando parte y descubriéndose al final. Es por ello que no debemos dejar de saludar y de ser educados con el resto de candidatos, ya que no se sabe nunca con quién estamos hablando. Parece de lógica, pero más de una vez han respondido a mi saludo con una mirada de “eres mi rival y no voy a confraternizar contigo”, y si yo hubiese sido parte del equipo de selección, eso habría repercutido negativamente en la evaluación del candidato.

Por otro lado tenemos las dinámicas grupales o role-playings, donde se evalúan rasgos actitudinales en los candidatos mediante la observación de su conducta en una situación real o imaginada, bien de carácter laboral o bien de cualquier tipo a fin de que los participantes resuelvan los obstáculos y problemas por sí mismos y en relación con los demás. Se proponen para ello casos empresariales que en su momento se resolvieron adecuadamente o no y se da libertad para resolverlos, o se propone una situación en la que el aspirante debe asumir una personalidad que no tiene para salir de la situación satisfactoriamente.

Ahora bien, ¿se puede destacar en una entrevista en grupo o dinámica? La respuesta es sí. Sabiendo que el objetivo es conocer cómo nos desenvolvemos en situaciones sociales, es importante que conozcamos qué papel desempeñamos por nuestra forma de ser en un equipo de trabajo, qué rol cumplimos y actuar en consecuencia. Los perfiles que se observan en este tipo de entrevistas son de tres tipos:

  • Orientados a las ideas: el creativo, el especialista y el evaluador.
  • Orientados a la acción: el impulsor, el implementador y el finalizador.
  • Orientados a las personas: el cohesionador, el resolutivo y el coordinador.

Hay que tener en cuenta que no tenemos un único rol, sino que cumplimos varios de ellos. Así que, como decía, tener claro qué tipo de trabajador en equipo somos y cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles nos ayudará a dejar huella en los reclutadores.
Estos verán con mayor claridad si nos adaptamos al perfil que están buscando y, aunque en algunas ocasiones no seamos la persona que el equipo necesita, quedará constancia de la entrevista en la base de datos para un futuro.

¿Y si el dinero no fuese una motivación?

y si el dinero no fuese una motivacionEl post de esta semana me está llevando más tiempo del que había planeado y por otro lado estas semanas dispongo de menos tiempo. Aun así, y motivada por las declaraciones del ministro de educación Wert, acerca de que en estos tiempos de crisis hay que olvidarse de nuestras apetencias formativas y mirar por nuestro futuro en las carreras y profesiones que mayor salida profesional tienen, he querido compartir este vídeo narrado por el filósofo Alan Watts, que contiene una reflexión acerca de este mismo tema:

<< ¿Qué te motiva? ¿Qué tipo de situación te gustaría? Es un planteamiento que hago frecuentemente como guía vocacional de estudiantes. Vienen a mí y dicen “Bueno, hemos terminado la universidad y no sabemos qué hacer”. Entonces siempre hago la pregunta: ¿Qué te gustaría hacer si el dinero no fuese el objetivo? ¿Cómo realmente disfrutarías viviendo tu vida?

Es increíble el resultado de nuestra educación, montones de estudiantes dicen “Queremos ser pintores, queremos ser poetas, queremos ser escritores… pero todo el mundo sabe que no puedes ganar apenas dinero haciendo eso”. Otros dicen “Me gustaría vivir en el campo y montar a caballo”, yo digo “¿Quieres dar clases en una escuela de equitación? Planteémonoslo, ¿qué quieres hacer?”.

Cuando finalmente llegamos al punto en que dice qué quiere hacer realmente, le digo “Hazlo y… olvida el dinero, porque si dices que conseguir dinero es lo más importante te pasarás la vida perdiendo completamente el tiempo, estarás haciendo cosas que no te gustan para poder seguir viviendo y seguir haciendo cosas que no te gustan, ¡lo cual es una estupidez! Mejor tener una vida corta llena de cosas que te gusta hacer, que una larga vida perdida de forma miserable”.

Y al fin y al cabo, si realmente te gusta lo que haces, no importa lo que sea, podrás finalmente convertirte en un experto en ello. La única forma de convertirte en un experto es cuando realmente te pones a ello y entonces eres capaz de sacar de ahí buenos sentimientos, por lo que no te preocupas tanto. Todo el mundo está interesado en algo, lo que sea en lo que tú estás interesado lo descubrirás pronto.

Es totalmente ridículo gastar tu tiempo en cosas que no te gustan para poder gastar dinero en cosas que no te gustan, y enseñar a nuestros niños a seguir el mismo camino. Mirad lo que estamos haciendo, estamos cogiendo a los niños y educándolos para vivir el mismo tipo de vida que estamos viviendo con el fin de que puedan justificarse a sí mismos y encontrar satisfacción en su vida educando a sus niños para que eduquen a los suyos y ellos a su vez hagan lo mismo, por lo que  siempre nos quedamos a medio camino. Nunca se llega a nada y por tanto es importante considerar esta pregunta: ¿Qué es lo que deseo?>>

Es mi reflexión para hoy y mi pregunta para vosotros, ¿estaríais haciendo lo mismo si no fuese necesario el dinero? ¿Es posible sentirse bien realizando un trabajo sin que medie una compensación económica? ¿Se darán cuenta las organizaciones de que a todo el mundo no le aporta lo mismo una cantidad mayor a final de mes? Porque es indudable que si tu respuesta a la primera pregunta ha sido “SÍ”, para ti no tiene el mismo valor un extra de 200 euros a final de mes como para una persona que hace lo mismo por dinero. Si tu respuesta ha sido “sí”, para ti tendrá mucho más valor el salario emocional que te pueden aportar las organizaciones, como inversión en formación, apoyo de tu marca personal, apoyo a proyectos personales… que harán de ti un profesional más completo en todos los niveles.

Os dejo el enlace del vídeo: What if money didn’t matter?

And the winners are…

liebster-award_pakortiz

Ayer conocía por primera vez lo que era el Liebster Award, un pequeño pero a la vez gran premio otorgado por un compañero bloguero en reconocimiento a tu esfuerzo y para ayudarte a darte a conocer por la blogosfera. Lo veía en el blog de Eva Collado Durán y pensé “vaya idea tan interesante y motivadora”, así que entré a ver las nominaciones de Eva, que tiene un blog maravilloso, ya que no me quería perder ninguno de esos blogs.

Luego terminé de escribir mi entrada para publicar esta mañana y… a la cama.

Esta mañana madrugué y, como siempre, eché un vistazo al móvil aún acostada (cualquier día me quedaré ciega). Sin salir de mi asombro, Víctor Candel me había escrito en Twitter un DM para decirme que había nominado mi blog con el Liebster award. “¿¿En serio??”, le escribí, y aquí estoy, ¡posteando! Sigue leyendo

Cómo saber si la entrevista te fue bien

Después de tanto sacrificio, después de tanto tiempo, después de tanto esfuerzo (o no) por fin has conseguido esa entrevista en aquella empresa en la que tanto deseabas trabajar. Te has preparado bien, has cumplido con todos los requisitos de apariencia, comunicación verbal y no verbal, llegaste bien de hora, llevaste la documentación…

Pero ahora que has salido, ¿qué pasa?  ¿A esperar y esperar por si te avisan de que sí has sido seleccionado o de que no lo has sido? ¿Morderte las uñas en casa mirando el correo y el teléfono a todas horas?

morderse las uñasEn principio sí, pero basándome en mis experiencias y en algunos artículos, he recopilado algunas señales que pueden ayudarte a pasar mejor el trago de la espera. Sigue leyendo

¿Por qué debería contratarte a ti? Habilidades sociales (II parte)

Maria Burgaz

Maria Burgaz

En la primera parte del post, os hablaba de cómo nuestras habilidades personales pueden hacernos destacar del resto de candidatos o, al menos, ayudarnos a ello.
Pero hay otro aspecto muy importante también que nos puede acercar a esa segunda entrevista, y que son las habilidades sociales.

Para saber qué habilidades sociales tenemos y cuáles nos hace falta desarrollar, es imprescindible haber hecho un gran ejercicio de autoconocimiento y autoaprendizaje que nos ponga en situación, también ayuda un entorno de confianza que nos diga cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles en este aspecto.
Con la finalidad de ayudaros en lo posible, pasaré a describiros lo que son habilidades sociales y cuáles son las más reconocidas en el ámbito laboral. Sigue leyendo

Y tú, ¿sabes en qué quieres trabajar?

Hace un par de semanas que ha comenzado el 2013 y con él, y para empezar el año, he querido echar la vista atrás y ver qué me ha reportado el 2012.

2012

Todo empezó en Noviembre de 2011 (porque hay años que duran más que otros), cuando vi que llevaba dos años dándome a mí misma excusas para no emprender el camino laboral que de verdad deseaba: el de recursos humanos. En ese momento empecé a fijarme en las ofertas de empleo, becas, másters, postgrados y demás que me podían llevar a conseguir mi meta. Empecé a leer por mi cuenta y a buscar información. Hice una entrevista para una beca en el departamento de RRHH de un hotel, y la búsqueda de información me entusiasmó. Finalmente no la conseguí, pero no me desmotivó, al contrario, me motivó aún más a seguir formándome y aprendiendo de profesionales para mejorar. El camino que me quedaba por delante era todavía largo, pero para mí lo mejor era que sólo estaba empezando. Sigue leyendo